[Opinión] Qué es LXP y cómo vamos a cambiar la forma de aprender con ella

¿Cuántas series y películas ya vio por la indicación de un amigo? ¿Cuántos reportajes ya envío a una persona? ¿Cuántos cursos ya recomendó a los compañeros de trabajo por creer que son útiles? Este es el mundo que vivimos en la internet, un mundo colaborativo.

Asimilamos y compartimos contenidos de todos los formatos (videos, podcasts, memes) y lugares (redes sociales, aplicaciones, portales de noticias…) en diferentes aparatos (teléfono móvil, computadora, smartwatch). Somos motivados todo el tiempo por las recomendaciones de amigos, compañeros de trabajo o parientes.

La LXP, abreviatura de Learning Experience Plataform, trae la misma propuesta de interacción, colaboración y personalización para el e-learning. Es importante decir que a nueva plataforma de aprendizaje digital no excluí el Learning Management System (LMS), un sistema consolidado en el mundo todo como un espacio de educación en línea que permite organizar y gestionar portafolios de estudio en un mismo lugar. Podemos decir que la LXP añade nuevas funcionalidades al popular LMS, aprovechando las experiencias de cada individuo, estimulando la creación de una especie de curaduría, en que cada integrante de la plataforma puede recomendar y recibir recomendaciones de contenidos de estudio.

Pero, ¿qué son estas experiencias y por qué son tan importantes para el proceso de educación corporativa? En mi opinión, son tres las palabras clave en la propuesta de la LXP: autonomía, personalización y compromiso. En este modelo, el colaborador no queda más restricto al portafolio de contenidos de capacitación de la empresa tampoco necesita esperar por el gestor del sistema para buscar lo que le interesa. Él puede tener más control y autonomía para buscar el conocimiento fuera del LMS y compartir sus experiencias de aprendizaje con los compañeros. Esta dinámica trae motivación para aprender de acuerdo con sus expectativas y necesidades, aumentando la personalización y el compromiso.

Una ventaja de la LXP es poder elegir, por ejemplo, el formato más interesante para que pueda aprender. A algunos colaboradores le gustan los videos, los contenidos más cortos y los webinars, pero hay los que les gusta aprender mejor con textos. En este contexto la LXP es una invitación al colaborador adaptarse a su forma de aprender, disfrutando el mundo de conocimiento compartido en la internet. En vez de una postura pasiva, pasa a ser también un curador de contenido. Este protagonismo del colaborador y su libertad de poder dibujar su propia carrera en sintonía con la estrategia de la empresa favorecen el estímulo al aprendizaje y la actualización continua.

Se trata de una condición fundamental para las empresas aumentar la competitividad en el mercado. Por esto, grandes organizaciones ya adhirieron a la LXP. De acuerdo con el estadounidense Josh Bersin, experto en tecnologías de RH, el mercado de esta nueva plataforma está arriba de los US$ 300 millones y crece más del 50% al año. Para él, la LXP está empezando a sustituir el mercado de US$ 4 mil millones del LMS, es decir, con ella, el mundo del e-learning pasa a ser más dinámico, colaborativo y, sobre todo, más eficaz. 

Reciba contenidos

Suscríbase y reciba contenidos exclusivos hechos por DOT.

Employee Experience: el nuevo RH como diseño de experiencias

Nuevo concepto deja a las personas en el centro de las empresas y proporciona una vivencia significativa de trabajo a los colaboradores. Educación corporativa y tecnología son fundamentales para garantizar resultados positivos.

Una investigación hecha por la consultoría Gartner en los Estados Unidos muestra que solo el 29% de los colaboradores creen que el área de los recursos humanos sabe lo que necesitan y quieren. El índice enciende una señal de alerta para las organizaciones. Un nuevo concepto, la employee experience, en español, experiencia del colaborador, llega para alinear las expectativas. Actualmente, la colocación de una empresa se mezcla a la satisfacción del cliente al usar su producto o servicio: el cliente en primer lugar. La employee experience tiene enfoque en el recorrido del colaborador para aumentar la eficiencia y la competitividad.

“La employee experience quiere que los RHs piensen en sus acciones. Es una excelente estrategia que exige que las empresas conozcan verdaderamente a sus colaboradores y entiendan lo que serían experiencias memorables para ellos. Detrás de la realización de grandes experiencias hay principios que deben ser observados para que se tenga coherencia con los resultados que se quiere lograr”, dice Ana Paula Baseggio Lehmkuhl, gerente de Desarrollo Humano y Organizacional en DOT digital group, referencia en el mercado de EdTech.

El término employee experience surgió en los Estados Unidos en 2017 a partir de las observaciones alrededor del customer experience, concepto que enfoca en la experiencia del cliente. Expertos en gestión de personas llegaron a la conclusión de que no es posible satisfacer al cliente sin antes proporcionar experiencias positivas al colaborador. El nuevo concepto no tiene nada que ver con ocio. El abordaje trae al área de gestión de personas la misión de conectar los colaboradores con el negocio de forma personalizada, respetando la individualidad de cada integrante del equipo.

EdTech tiene papel llave – “La employee experience trae para las organizaciones una invitación para centralizar sus acciones en el ser humano y en sus múltiples dimensiones. Es un grande desafío y transforma el RH en un diseñador de servicios para la organización y sus colaboradores”, dice Lívia Felizardo, experta de negocios en DOT digital group. Para ella, las herramientas digitales de educación corporativa tienen papeles llave para viabilizar este nuevo RH. “Es un instrumento que destaca la inserción de la cultura y práctica de la employee experience dentro de las organizaciones”.

Learning Experience Platform

Inspirada en las necesidades de protagonización y personalización del recorrido profesional, mencionada por la employee experience, la experta de DOT digital group está enfocada en el desarrollo de una plataforma basada en el concepto de Learning Experience Platform. La nueva herramienta va más allá de la función de un LMS común. “La propuesta es de personalización. Será posible, por ejemplo, recomendar cursos al colaborador con base en sus preferencias, no se limitando al portafolio de contenidos de la empresa, pero haciendo conexiones con lo que el mercado está ofreciendo en la internet”, explica Lívia.

Pero, ¿qué muda cuando el enfoque empieza a ser la personalización de la educación corporativa? El principal cambio es el empoderamiento del colaborador, que hace elecciones a partir de su proyección de carrera y no simplemente de un “plan de carrera” elaborado por la organización. Además, se fortalece el estímulo al aprendizaje y a la actualización continua, una necesidad urgente de las organizaciones para aumentar la competitividad. Para Lívia, al proporcionar protagonismo al colaborador en la gestión de su carrera, la employee experience consigue posibilitar un recorrido más consistente. “En otras palabras, no hay un endurecimiento del aprendizaje, pero la libertad del colaborador elaborar su propio camino en sintonía con la empresa”.

 

Podemos ayudar en su desafío. Contacte nuestros expertos.

Este artículo se publicó en Mundo RH.

Reciba contenidos

Suscríbase y reciba contenidos exclusivos hechos por DOT.