Educación e Internet de las Cosas

Hoy en día no existe más la necesidad de charlar sobre las grandes oportunidades para la educación que la internet trajo. La revolución digital que se intensificó en los años 2000 también representó varias innovaciones educativas, como las nuevas modalidades de enseñanza a distancia, incluyendo las tendencias más actuales, como el blended learning y el microlearning.

Sin embargo, la innovación tecnológica, por definición, no para. Si vamos a pensar en cuales intercambios están cerca, en lo que respecta a la internet, y que representan grandes impactos en la educación, no podemos dejar de pensar en la Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT). Michael Porter, de Harvard Business School, dice que esta tendencia consiste en “el intercambio más sustancial en la producción de bienes desde la Segunda Revolución Industrial”.

Y para entender este concepto es útil volver a la historia de la internet. ¿Vámonos?

Las eras de la internet

La Web 1.0, de 1996, significó contenido publicado para usuarios que utilizaban PCs. La Web 2.0, a mediados de 2005, trajo el concepto de social media, con usuarios también como productores de contenidos en blogs. Cerca del año 2014, se empezó a hablar en la Web 3.0, que trajo la ubicuidad: diversos aparatos vinculados (teléfonos inteligentes, tabletas, Smart TVs, etc.) y tratando datos. Y ahora observamos un nuevo intercambio. La Web 4.0, en la cual participan decisivamente: a) la inteligencia artificial; b) un volumen enorme de datos contextualizados; y c) la integración de otros aparatos, más allá de los digitales.

 La Internet de las Cosas recibe este nombre porque productos electrónicos, cosas, podrán acceder a la web, recorrer y tratar de datos de la manera que se considera inteligente. Si bien hoy interactuamos con computadoras portátiles y teléfonos inteligentes, en la Web 4.0 también habrá autos inteligentes, ropas con sensores de salud, tutores virtuales que charlarán con el alumno, casas (o escuelas) con sensores para lectura de los comportamientos de las personas en su interior, robots que atienden a los mayores, etc.

Lo que está por llegar

En la Web 4.0 la IoT se vuelve posible conectando productos electrónicos y digitales en una red donde incluso la fuente de energía es planificada para ser inteligente y sostenible.

 El gobierno federal brasileño ya ha demostrado su interés al divulgar en junio de 2019 el Plan Nacional de Internet de las Cosas, que involucra la creación de una cámara interministerial (que abarca educación, salud, tecnología, agronegocio, etc.) para fomentar las innovaciones relacionadas con la IoT en Brasil.

La Internet de las Cosas y el intercambio en la educación

En lo que respecta al impacto de la IoT en la educación, sabemos por el manifiesto del evento Internet of Things Week de 2017 que una de las premisas fundamentales para el éxito de la IoT es: “Identificar y apoyar la tendencia creciente del uso de tecnologías IoT en la educación”.

 Ya el informe oficial de BNDES destaca las aplicaciones de la IoT para Brasil, inmediatamente, en la industria de base (fábrica y agronegocio) y también en la salud. Después de las áreas técnicas directamente involucradas con la creación de la IoT, la formación de profesionales de salud será la primera impactada por la IoT. Lo que demanda, de acuerdo con BNDES, “reconocer Informática en Salud como un área de conocimiento por parte de los órganos de la educación” (p. 33).

Pensando en medio y largo plazos, la IoT demanda también despertar el interés de los jóvenes por la innovación tecnológica: “Apoyar y estimular movimientos para expandir la adopción de programación, robótica y uso de sensores en la Enseñanza Secundaria de escuelas públicas y privadas” (p. 31).

Immersive Learning

La IoT transformará escuelas en grandes laboratorios, en los cuales los alumnos podrán interactuar y proyectar las más diversas interacciones. La educación será más empírica, enfocada en proyectos y demandando creatividad, colaboración y comunicación. Y dada la ubicuidad de la Web 4.0, la educación definitivamente no estará restricta al espacio físico de las escuelas.

 Microsoft está popularizando la expresión Immersive Learning para designar esta experiencia Web 4.0 en la educación. La expresión hace referencia al carácter experiencial del alumno inmerso en el conocimiento. Forman parte hoy del Immersive Learning iniciativas como la realidad virtual para entrenamientos; la realidad aumentada en las escuelas; mesas interactivas; realidad mixta para volver sitios inteligentes; juegos educativos y enseñanza gamificada, etc.

 En algunos años también formarán parte corriente de este intercambio cosas como tutores virtuales capaces de efectivamente charlar con los alumnos; instalaciones electrónicas que contestarán mandos de profesores para presentar contenidos o fomentar las evaluaciones; y también robots proyectados por niños y adolescentes.

Mi invitación

La IoT todavía no es una realidad en los hogares brasileños, pero conozca lo que DOT digital group ya posee, hoy, con relación al Immersive Learning, y contacte nuestros expertos respecto de cómo la Web 4.0 cambiará la Educación.

 

Reciba contenidos

Suscríbase y reciba contenidos exclusivos hechos por DOT.