Las EdTechs están de moda

“Hasta 2030 las mayores empresas en la internet serán de educación.” La declaración del futurista Thomas Frey, hecha hace dos años, parece haber reverberado en Brasil. Las empresas de EdTech se destacan en el mapeo hecho por la Asociación Brasileña de Startups, en la cabecera de la lista de segmentos con mayor número. Son 364 startups (el 7,8% del total), pero el número máximo está lejos de expresar todo el potencial de este mercado. China lo puede decir. Solo la capital, Pekín, tiene 3 mil EdTechs, segundo un estudio de Native Ventures. “El camino de Brasil como nación es invertir en educación y la tecnología es un aliado imprescindible para ganar escala”, dice Luiz Alberto Ferla, fundador y CEO de DOT digital group, referencia en EdTech. En la entrevista a continuación el empresario va a hablar por qué cree que las EdTechs están de moda.

¿Cómo usted ve el crecimiento del mercado de educación y tecnología?

Luiz Alberto Ferla – Todo el universo digital creció mucho en los últimos años. Las mayores empresas del mundo, Amazon, Apple, Google, están enfocadas en tecnología. En el sector de la educación también tuvimos gran impacto del medio digital. Hoy todas las grandes instituciones educativas tienen EaD. La expectativa es que en el máximo de dos años el número de alumnos que hacen la enseñanza superior vía internet sea mayor del que presencialmente. Esa transformación ocurre no solo en la enseñanza formal, pero también en la educación corporativa, con el uso de plataformas tecnológicas para entrenamiento.

Una investigación de ABRStartup muestra que existen 364 startups en EdTech en Brasil. Es el mayor número entre todos los segmentos. ¿Están las EdTechs de moda?

Ferla – Creo muchísimo en este mercado. No podría ser diferente, pues estoy hace 23 años en él. Mi primer cliente fue el Instituto Friedrich Naumann, de Alemania. Luego, hice un curso virtual sobre emprendedurismo en el final de la década de los 90, época en que la conexión de la internet era discada y solo para pocos. Sin embargo, algunas horas luego de la divulgación se agotaron las 2500 plazas. El potencial del mercado brasileño es muy grande. Primero, porque siempre habrá personas que se registrarán en la enseñanza formal; y, segundo, porque las organizaciones exigen colaboradores más actualizados.

¿Cómo la tecnología entra en este proceso?

Ferla – Un país como Brasil, con muchas deficiencias en la educación, solo logrará las inversiones necesarias y ganar escala con la tecnología. Es la tecnología que ayudará Brasil a mejorar su nivel educativo y, consecuentemente, la productividad y la competitividad. Las grandes potencias mundiales son los países que invirtieron mucho en educación. Corea del Sur y Singapur, que se destacan mucho hoy, eran más pobres que Brasil hace 50 años. Los dos países se transformaron porque invirtieron en educación. Este es el nuestro camino como nación.

 ¿Cómo usted ve este avance en el sector corporativo?

Ferla – Las personas que quieren colocarse mejor profesionalmente tendrán que actualizarse constantemente. De la misma manera, las empresas que buscan más competitividad tendrán que invertir en la capacitación de sus equipos. Hoy tenemos inúmeras tecnologías que permiten hacer esos entrenamientos a gran escala y con alto potencial de compromiso de los colaboradores y con resultados mejores que los presenciales.

¿Los colaboradores y los líderes políticos y de las empresas saben de esta necesidad?

Ferla – Creo que sí. Es una inversión para siempre y con rendimiento garantizado. La educación no es un producto perecible que dejará de existir. El manera de enseñar puede cambiar de acuerdo con el avance de la tecnología, pero la educación siempre será esencial para el individuo, para las empresas y para los países. 

Reciba contenidos

Suscríbase y reciba contenidos exclusivos hechos por DOT.